Normalmente solemos cepillar nuestros dientes con estrés o mientras pensamos en otras cosas, sin realmente concentrarnos en el cepillado.

¿Has probado alguna vez concentrarte solamente en cepillarte los dientes?

Y si te digo que esta técnica puede traerte grandes beneficios, no sólo para conseguir un mejor cepillado e higiene sino también para mejorar tu paz y salud mental.

¿Qué es el Mindfulness?

 

Es probable que hayas escuchado hablar del mindfulness, en varias ocasiones. Se trata básicamente de una técnica de relajación para disminuir el estrés, su base se centra en la atención plena del momento presente, para así conseguir pasar por un momento de relajación que permita evadirnos del estrés y los problemas de la rutina diaria.

Una de las claves del mindfulness es que se basa en principios de la ciencia y busca un enfoque pragmático, es más, diversos estudios científicos determinaron que la práctica de esta técnica reduce considerablemente el nivel de estrés diario.

¿Cómo puedo aplicar el mindfulness a mi cepillado?

 

Lo más recomendable es realizar esta práctica en nuestro primer cepillado del día o a la noche, antes de dormir.

Recuerda concentrarte plenamente en el cepillado y evitar distracciones. Sigue estos 7 pasos para poner en práctica la técnica de Mindfulness y poder disfrutar de tu cepillado:

1. En primer lugar, líbrate del cualquier tipo de distracción y visita el baño solo, sin móvil, sin música, etc.

2. Respira hondo frente al espejo y aplica pasta dentífrica a tu cepillo de dientes.
Coge el cepillo de forma relajada y suave sin aplicar ningún tipo de tensión.

3. Coge el cepillo de forma relajada y suave sin aplicar ningún tipo de tensión.

4. Comienza a cepillarte los dientes concentrado en lo que estás haciendo, empieza a sentir y disfrutar de como las cerdas del cepillo se deslizan por tus dientes, analiza la textura y el sabor de la pasta.

5. Al enjuagarte respira profundamente por la nariz y hazlo de forma relajada sintiendo como tu aliento se nota más fresco.

6. Cuando termines pasa la lengua por tus dientes para sentir ese nuevo frescor en tu sonrisa y observa en el espejo el resultado de cómo han quedado tus dientes.

7. Por último, hay que sentir ese sentimiento de agradecimiento por tener una dentadura saludable y todo lo que esta nos permite realizar (hablar, respirar, masticar, etc).

Un ejercicio tan simple como el cepillado dental se puede convertir en un momento de relajación y meditación. Lo que nos ayudará a conseguir paz mental y comenzar el día más relajados y menos estresados, o poder dormir mejor y disfrutar más del sueño.

Además, prestaremos más atención a nuestro cepillado y le dedicaremos más tiempo lo que aumentará notablemente nuestra salud oral y nos ayudará a prevenir las caries.

We call you for free

Tell us your phone number and we will call you.

    I know and accept the privacy policy

    Te llamamos gratis

    Déjanos tu teléfono y te llamamos nosotros.

      Conozco y acepto la politica de privacidad